Hoy se han hecho eco de lo que está pasando en “la CASA de la PORTERA”, en el Diario de Mallorca.

Un artículo de Elena Vallés.

“José Martret y su portería en La Latina
“El mallorquín transforma en Madrid la antigua casa de una portera en un sorprendente espacio escénico que programa una fórmula de microteatro diferente y actuaciones musicales.

Quien conoce el barrio madrileño de La Latina sabe muy bien que hay un ambiente creativo muy contagioso. En sus casas –castizas, alejadas de la pretenciosidad contemporánea– habitan muchos artistas y también la facción más tierna de la farándula española. Cualquier día es relativamente sencillo tomarse una caña junto a Hugo Silva o Michelle Jenner, por poner un ejemplo. Y eso gusta. Por eso su oferta crece día a día. Y con ideas nuevas, las únicas posibles en los tiempos que corren. La última iluminación, sensación en el barrio y todo Madrid, acaba de tenerla un mallorquín. Él es José Martret (Palma, 1971), conocido realizador de cortos y también director de teatro. Su propuesta, un nuevo espacio escénico que dirige junto a su socio Alberto Puraenvidia, lleva por nombre La casa de la portera, y se diferencia del microteatro (en la calle Ballesta) en que en sus dos salas se acogerá una única pieza extensa, en lugar de muchas breves, para un auditorio de 22 personas. Un público que irá cambiando de habitación a tenor de las acciones establecidas en el guión. La sala (junto al Rastro, en la calle Abades, 24, bajo derecha) inauguró el pasado día 8 con una adaptación de Ivanov –rebautizado Iván-Off– de Chéjov, firmada por el mallorquín. Un debut célebre que no se perdieron la actriz María Adánez, compañera de Martret en Estados Alterados, y el dramaturgo Josep Maria Flotats, quien afirmó tras la representación de la obra: “Habéis conseguido lo imposible, que con un ojo llore mientras el otro está riendo”. Palabra de maestro.”

Y a toda página en la edición impresa.

Te esperamos en La casa de la portera.