“Habéis conseguido lo imposible; que un ojo esté llorando mientras el otro, ríe”. Así definió el actor y director Josep Maria Flotats el trabajo de dirección y actores en el montaje Iván-Off, versión de la obra de Chéjov, que ayer se inauguró esta Casa de la Portera.
El actor felicitó al director, José Martret, y conversó con los nueve actores de la representación sin disimular su entusiasmo ante la propuesta que acababa de ver. Flotats, que en 1997 montó La Gaviota en el TNC, aplaudió que en este montaje se supiera rescatar el “humor ruso” que tiene Chéjov y que suele ignorarse siempre que se lleva a escena, focalizando todo el interés en el drama.
La actriz María Adánez, que llegó acompañando al maestro Flotats, valoró la honestidad con la que los nueve actores daban vida a los personajes de este Iván-Offque no solo rompe la mítica cuarta pared sino que permite, al espectador, enfrentarse al primer plano teatral.
La verdad con la que Raúl Tejón, David González, María Salama, Roberto Correcher, Javier Delgado, Maribel Luis, Rocío Calvo, Germán Torres y Cristina Alarcón se enfrentan a esta historia de desidia vital también fue muy aplaudida por el escritor y presentador Màxim Huerta y el actor Daniel Freire,  que también formaban parte de los veintidós primeros espectadores, tras las semanas de ensayos y previas, que han vivido la experiencia de entrar en “La Casa de la Portera”.
Paco Tomás.